Archives for posts with tag: viajes

Este articulo es basado en: https://es.scribd.com/document/342288062/Ricardo-Hougham-Guerrero-Frases-Fotografia

Gracias al master pude conocer diversos espacios naturales de Edimburgo que no conocia, y que ademas estaban en plena ciudad o muy cerca. La mayoria de estos espacios naturales son frecuentados por la gente local y los turistas no suelen conocer de su existencia. Sin embargo, si os gusta la naturaleza y teneis dias suficientes, os animo a visitar alguno de estos espacios a los que podeis acceder facilmente en autobus desde el centro de Edimburgo.

Lo que mas me sorprendio fue encontrar lugares como estos en plena ciudad, algo que no es muy habitual en Madrid, por ejemplo. No son parques artificiales, son reductos de naturaleza que han estado aqui desde antes de la creacion de Edimburgo, y que se han mantenido casi intactos a lo largo de los anos. Es curioso caminar por la calle y entraren uno de estos espacios, y de repente es como si estuvieras en plena naturaleza, tanto que cuesta creer que sigas dentro de la ciudad.

A continuacion os pongo un indice de estos espacios naturales para que podeis moveros facilmente a traves de este largo post. Pinchando en cada uno de ellos, podreis encontrar informacion detallada y fotos.

Craiglockhart Hill Local Nature Reserve
Hermitage of Braid and Blackford Hill
River Almond y Cramond Beach and Island
Water of Leith
Royal Botanic Gardens

Craiglockhart

El nombre oficial de esta reserva es Craiglockhart Hill Local Nature Reserve y alli estuve en dos ocasiones. La primera vez fui con la universidad, nuestra primera excursion del master, en octubre del 2012, y la segunda vez fui con un grupo de senderismo de Edimburgo, en diciembre del 2012. Ademas hice uno de mis trabajos del master sobre esta reserva, para lo cual tuve que documentarme, y gracias a ello pude aprender bastante. El trabajo era una evaluacion de impacto ambiental sobre un proyecto de construccion de un centro de educacion ambiental (proyecto inventado por mi, claro). Se me ocurrio este proyecto porque esta zona es muy transitada por la gente local y tambien vienen colegios a hacer actividades, pero todavia no tiene un centro de educacion ambiental.

Craiglockhart fue declarada Reserva Natural Local por el Ayuntamiento de Edimburgo en el ano 2005, y tambien es considerada Sitio Local de Biodiversidad y Area de Alto Valor Paisajistico segun el Plan Local de la Ciudad de Edimburgo 2010. Este espacio esta a menos de 5 km de Princes Street y tiene bosques, prados, un estanque, un arroyo y unos impresionantes vistas de Edimburgo, Fife y Pentland Hills desde lo alto de la colina. Como suele pasar en casi todas las reservas naturales de Edimburgo, hay un grupo local que se encarga de su conservacion y el mantenimiento de su sendero: The Friends of Craiglockhart Woods and Nature Trail. El sendero atraviesa los habitats principales de la reserva, y hay algunos carteles informativos sobre los valores naturales que contienen.
La zona tiene valor historico tambien ya que hay edificios antiguos como The City Hospital (1896), Old Craig House (1565), The City Poorhouse (1867) y Craiglockhart Hydropathic Institution (1871). Craighouse y The Hydropathic forman parte ahora del campus de Craighouse, perteneciente a mi universidad, Edinburgh Napier University.

Desde alli se puede ver otro campus de mi universidad, Craiglockhart (aunque lleve el mismo nombre que la reserva, no esta dentro de ella), mucho mas moderno como podeis ver.

La segunda vez que estuve en la reserva de Craiglockhart hice una ruta mas larga (en la primera no anduvimos mucho porque estuvimos mas centrados en identificar plantas y hacer censos de aves y muestreos de insectos), y subimos a la colina de Eastern Craiglockhart Hill para ver estas impresionantes vistas.

Antes nos acercamos al estanque, donde si habia estado la primera vez.
Por ultimo caminamos por el sendero que atravesaba el bosque, junto al rio.

Para ir alli en autobus, podeis coger el 23 o el 27.

Hermitage of Braid and Blackford Hill

The Hermitage of Braid and Blackford Hill Local Nature Reserve es una reserva con una mezcla de habitats, situada al sur de Edimburgo (en la zona de Morningside). Por sus valores geologicos, ambientales e historicos, proporciona muchas oportunidades recreativas y educativas. Esta fue la ultima reserva que visite con el master, en mayo del 2013, y alli estuvimos cinco dias haciendo las practicas finales. Me sorprendio encontrarme un sitio tan bonito como este y tan natural en plena ciudad, y ademas cerca de donde vivo, hasta puedo ir andando desde casa. Tambien he tenido que hacer un trabajo sobre esta reserva, el ultimo del master, que he acabado ayer mismo El trabajo consistio en escribir un informe de revision del plan de gestion de la reserva, centrandonos en un aspecto de la misma. Como no, yo me centre en los usos recreativos y educativos, ya que estoy estudiando ecoturismo.

Esta reserva se encuentra en el Cinturon Verde de Edimburgo. Fue primero identificada como Area de Gran Valor Paisajistico en 1992, y mas tarde ese mismo ano, Sitio Urbano de Fauna. Finalmente fue declarada Reserva Natural Local en 1993, y en su interior hay tres figuras de proteccion: el Sitio Geologico de Especial Interes Cientifico (SSSI) de Agassiz Rock; la cumbre de Blackford Hill considerada Monumento Antiguo (SAM) con vistas estupendas de la ciudad; y 12 ha de bosque antiguo de origen semi-natural. La existencia de abundante zona verde alrededor de la reserva proporciona una zona de amortiguamiento y area adicional de alimentacion para la fauna (no se si he traducido bien todos estos terminos al espanol, ya que todo esta informacion la he sacado de mi trabajo que es en ingles).

La reserva contiene dos areas: Hermitade of Braid (una zona de bosque junto al arroyo de Braid Burn) y Blackford Hill (una colina con herbaceas y matorral). Braid Burn es un pequeno rio que fluyealo largo de3 km a traves de la reserva, y esta considerado un importante corredor para la fauna. Tambien hay un estanque, Blackford Pond, creado artificialmente y con una pequena isla para aves acuaticas en el centro.

Hay especies de plantas y animales protegidas o raras dentro de la reserva. Entre las plantas, destaca la Jacinto de los bosques (Hyacinhthoides non-scripta), y Primrose (Primula vulgaris) que desaparecio porque la gente la cogia mucho y tuvo que ser reintroducida. En cuanto a fauna, hay 120 especies de aves registradas con algunas raras como el Martin pescador (Alcedo alcedo) y 16 especies de mamiferos de los que cabe destacar la dificilisima de ver nutria (Lutra lutra).

Por ultimo, decir que aqui tambien hay edificios historicos como Hermitage House (construida en 1785) que alberga al Centro de Visitantes. Otros edificios como el Doocot (del S. XVII) con su muro del jardin, y la Ice House o Casa de Hielo (del S. XVIII). Tambien hay restos de un antiguo molino, un establo (que ahora se usa como almacen y servicios publicos) y dos pequenas bombas hidraulicas.

Aqui tambien viene mucha gente local a pasear, montar en bici, hacer escalada, orientacion, pero sobre todo, a sacar al perro, algo que se ha convertido en un gran problema porque hay demasiados perros lo que causa danos en la vegetacion y la fauna, y sobre todo muchas cacas con todos los riesgos para la salud que conlleva, aparte de impacto visual. Por si no lo he mencionado antes en el blog, Edimburgo parece la ciudad de los perros, bueno, creo que el pais en general, ya que mucha gente tiene perros y estos tienen unos privilegios que no habia visto nunca antes en ningun otro sitio (incluso suben al autobus y se sientan tranquilamente en los asientos). Tambien hay una zona con terrenos donde la gente tiene su huerto, como podeis ver en esta foto de abajo.

Como viene siendo habitual en todas las reservas, aqui tambien hay un grupo local: The Friends of Hermitage of Braid and Blackford Hill, que junto con los guardas, gestionan y protegen a reserva, y divulgan informacion entre la gente local a traves de programas educativos e interpretativos.

Para terminar os pongo un mapa con los dos senderos que podeis hacer aqui: el rojo que va junto al rio y el azul que sube a Blackford Hill y llega a Blackford Pond.

River Almond y Cramond Beach and Island

River Almond es un rio de 45 km de longitud que recorre parte del este y centro de Escocia, y que desemboca en Firth of Forth, en Cramond, cerca de Edimburgo. Fue unrio muy contaminado en el pasado debido a que pasaba por zonas con mucha industria y minas de carbon, pero hoy dia esta mucho mas limpio y la fauna ha regresado a el. Por ejemplo, en este rio se puede encontrar trucha comun y salmon comun. Entre la aves, se pueden observar mirlo acuatico, martin pescador y garza real, especies que pude ver enla visita que hicimos con el master. Incluso se ha registrado la presencia de nutria, aunque esta especie es mucho mas dificil de llegar a ver.

La primera vez que fui alli fue un frio y ventoso dia de primeros de febrero, con el grupo de senderismo con el que tambien estuve en Craiglockhart. Estuve muy a punto de no ir por el fortisimo viento que azotaba a Edimburgo aquel dia, pero el final me anime. Aprovecho para decir, por si no lo sabiais, que en Edimburgo suele hacer mucho viento, y casi todos los dias, algo que a mi parece tan molesto, que creo que no podria llegar a vivir aqui. En fin, ese dia acabe pero que muy harta de viento y frio, y la ruta se hizo mas corta debido a las malas condiciones meteorologicas. Quedamos con el grupo en Cramond Beach, una de las playas cerca de Edimburgo.

De ahi caminamos hasta River Almond. Aqui podeis ver algunas fotos de la ruta que hicimos siguiendo el rio.

Despues de la ruta, la gente se fue al pub a tomar algo, pero mi amiga Giorgia (de la que ya os he hablado en mis excursiones a Pentland Hills) y yo decidimos acercarnos a ver Cramond Island, ya que estabamos alli (por si no hubieramos tenido bastante viento y frio todavia).

La Isla de Cramond es una de las islas situadas en elFiordo de Forth, y su nombre viene de que esta situada junto a Cramond. Tiene una longitud de 540 m y una superficie de 7.7 ha. En realidad es una isla mareal (tidal island), ya que se une a tierra firme cuando baja la marea. Hay un camino pavimentado que permite accede a la isla cuando la mareaesta baja, y nosotras pudimos seguir dicho camino, gracias a que la marea aun no habia subido. En uno de los lados del camino hay una hilera de pilones de hormigon construidos como defensa contra los ataques de submarinos alemanes durante la II Guerra Mundial. La distancia entre la playa y la isla es en torno a kilometro y medio, asi que si cruzais, teneis que tener cuidado de tener el tiempo necesario para regresar; de lo contrario os quedareis a pasar la noche en la isla, pues la marea sube demasiado rapido (y alli no hay hoteles, asi que mejor que no os pase en invierno, je, je). Nosotras cruzamos a lo bravo, sin tener en cuenta la marea ni nada. Nos fiamos que vimos algunas personas cruzando y ya esta, pero despues supimos que a aquella hora del dia ya no faltaba mucho para que la marea subiera.

La isla forma parte del estuario del rio Almond. Parece ser que hay evidencia de que la isla tuvo un significado especial en la Prehistoria para los pobladores de la costa del fiordo de Forth por algunos hallazgos arqueologicos que se han encontrado. Tambien aqui hubo un fuerte romano (a donde no hayan llegado estos hombres) por lo que la isla pudo haber sido utilizada por ellos. La presencia de romanos en Escocia no fue muy importante (tengo pendiente aun ese post de la historia de Escocia, ya llegara) y este es uno de los sitios mas importantes en cuanto a restos arqueologicos se refiere. Historicamente, Cramond ha sido utilizada para el pastoreo, la pesca y criaderos de ostras, y al parecer hubo una granja en la parte central de la isla que fue habitada hasta 1930.

Cuando volvi por segunda vez a Cramond y River Almond, tan solo un mes despues de aquella primera excursion, hizo un tiempo fabuloso y lucio el sol todo el dia. Disfrutamos observando diversas aves acuaticas que estaban en las inmediaciones de Cramond Beach, especialmente limicolas (ostrero, zarapito real, archibebe comun, correlimos gordo, vuelvepiedras), gaviotas (gaviota reidora y gaviota argentea) y diversas anatidas (anade real, porron monudo, porron osculado,serreta). Luego en el rio Almond vimos lavanderas (es un ave, no una mujer lavando, je, je) y mirlo acuatico.

Si quereis ir a Cramond y al Rio Almond, podeis coger el autobus 41 desde Edimburgo.

Water of Leith

The Water of Leith es el rio principal que pasa por Edimburgo, y llega hasta el Puerto de Leith, desembocando en Firth of Forth. Tiene 35 km de longitud, y nace en Colzium Springs en Millstone Rig, en las Pentland Hills. Este es el rio que pasa por Dean Village, lugar de Edimburgo del que escribi un post hace tiempo. Este rio tambien es bueno para la pesca ya que el agua del rio esta bastante limpia gracias a los esfuerzos que se hicieron para limpiarla. Hay trucha comun, timalo comun y lucio europeo.

The Water of Leith Walkway es un paseo publico situado a lo largo del rio, y fue construido en 1973. Este sendero empieza en Balerno High School y continua durante casi 20 km hasta Leith. Hay unas cuantas senales durante el recorridoy solo en un par de lugares el camino se interrumpe y cuesta un poco encontrar su continuacion. El camino esta casi siempre lejos de la carretera y a veces pasa por zonas de bosque. Yo solo hice la parte de Dean Village y la parte que os voy a contar ahora.

En la segunda ocasion que camine junto a Water of Leith comenzamos en el centro de visitantes que se encuentra en el Union Canal y Slateford Aqueduct en Longstone, suroeste de Edimburgo. Fui alli con una excursion del master para identificar plantas y desde donde vivo podia coger los autobuses 34o 35 (creo que el 44 tambien pasa por alli).

Este centro de visitantes esta gestionado por The Water of Leith Conservation Trust, que esta dedicado a la conservacion de este rio. Esta organizacion proporciona programas de educacion ambiental en torno al rio y su medio ambiente. Antes de marcharnos a casa, entramos a ver el centro de visitantes que tiene tres zonas: una zona de video con proyecciones sobre la vida en el rio, una zona de paneles con informacion sobre la fauna, y una zona interactiva donde hay un pequeno molino de agua y sonidos de animales del rio que puedes escuchar.

Algunas de las plantas que identificamos en aquella excursion fueron: hiedra, acebo, sauco negro, tejo, celidonia menor, boton de oro, hierba de Santiago, rusco, laurel portugues, laurel cerezo y hierba de San Antonio, entre otros. Respecto a mamiferos, alli hay ciervos, tejones y nutrias, aunque ninguna de estas especies es facil de ver. En cuanto a avifauna, alli se encuentranmartin pescador, garza real, lavanderas, pico picapinos y mirlo acuatico.

Botanical Gardens

Realmente no es un espacio natural ya que un jardin botanico esta creado artificialmente, pero he decidido incluirlo en este post tambien. De todos modos, los espacios naturales de los que hable anteriormente tienen algun elemento artificial introducido, no es 100% natural.

El Real Jardin Botanico de Edimburgo (Royal Botanic Gardens Edinburgh) cuenta con 28.328 ha de superficie, y fue creado en 1670 como un jardin de plantas medicinales para uso de los medicos. Primero estuve alli con la universidad, en la que fue la ultima de las excursiones del master, en un dia lluvioso y gris de mediados de mayo. Yo ya habia estado antes, la vez anterior que vivi en Edimburgo, y lo recordaba como uno de los jardines botanicos que mas me gusto de todos los que habia visto en mi vida.

Desafortunadamente en aquel dia no lo pude disfrutar mucho porque enseguida se puso a llover a mares y nos tuvimos que meter en el centro de visitantes y los invernaderos. Esta vez, el motivo de la excursion no era para estudiar plantas, sino para observar el comportamiento de las ardillas y las diversas aves que nos encontraramos. Poco pudimos ver con aquellas lluvias y por eso prometi volver en un dia mejor. El dia que volvi, 31 de mayo, fue un dia espectacular de sol y calor, asi que esta vez pude disfrutarlo mucho mas.

Las plantas que alberga (34.752, repartidas en 17.858 taxones) estan agrupadas como: jardin de brezos escoceses, jardin arbolado, muro de la turbera, Rocalla, ladera china, los invernaderos y el jardin conmemorativo de la Reina Madre. Aqui os dejo fotos de algunos de estos sitios, como la de esta preciosa cascada, una de las muchas que hay alli.

Como no, esta vez pude ver a las graciosas y confiadas ardillas, que no dudaban en acercarse ante la posibilidad de conseguir algo de comida.

Tambien pude ver una boda escocesa, con gaitero y todo.

Para venir al jardin botanico, podeis coger los autobuses 23 o 27 desde el centro, y hay una parada justo enfrente de la entrada. Por cierto, la entrada es gratuita, pero si quereis entrar en los invernaderos, cuesta libras 4,50 y libras 1 menos para estudiantes.

Nada mas, espero que os haya gustado este paseo por algunos de los espacios naturales de Edimburgo, por si venis alguna vez y os apetece ver algo mas que su famoso centro historico. Ospongo un mapa para que veais donde estan localizados cada uno de estos espacios.

Quizas tambien os interese leer mi post sobre Holyrood Park y Arthurs Seat, y los posts que escribi sobre las Pentlands (que aunque no estan dentro de Edimburgo, quedan bastante cerca), por si quereisconocer otros espacios naturales famosos en Edimburgo y sus inmediaciones.

top

A finales de junio tuve la suerte de pasar tres dias junto a mi familia en la preciosa Sierra de Gata gracias a una invitacion que recibi a traves del blog. Yo habia estado anteriormente hacia anos pero mas bien de pasada y no tuve tiempo de explorar los encantos de estas tierras. La Sierra de Gata se encuentra en el noroeste de Caceres, muy cerca de Portugal, y su paisaje es un conjunto de valles y sierras cubiertos de una espesa vegetacion. La abundancia de precipitaciones ha permitido el desarrollo de extensas masas boscosas de roble melojo con presencia de otras especies como roble carvallo, castano y almez. Ademas las elevadas precipitaciones permiten que los rios sigan llenos de agua durante el verano y por ello proliferan las piscinas naturales en la region. Con condiciones tan favorables, no es de extranar que exista una gran diversidad de fauna en esta zona.

No podemos olvidar tampoco el patrimonio cultural que aqui se encuentra. Pueblos de piedra que han conseguido mantener su arquitectura tradicional a lo largo de los siglos hacen las delicias de los visitantes. Existe hasta una lengua propia, la Fala, que tiene similitud con el gallego y que aun se habla en muchos de los pueblos. Y no podemos olvidar la gastronomia de esta region, que es de lo mas diversa y variada, con platos tan exquisitos como la cachuela extremena y la chanfaina. Esto es solo una introduccion pero a continuacion os contare en detalle que lugares tuve la oportunidad de visitar en aquellos tres dias en la Sierra de Gata.

Llegamos al pequeno pueblo de Trevejo un domingo por la noche despues de un largo viaje desde Madrid. Mas de una vez tuvimos que pararnos a mirar el mapa y a preguntar pero al final lo logramos. Nos sorprendio lo pequenito que era el pueblo, mas bien era como una aldea. Las casas eran de piedra y muy antiguas. Algunos de sus vecinos estaban sentados tomando el fresco de la noche, sin hacer nada. Eran gente mayor y pareciera que apenas hubieran salido de su pueblo. Lo que mas me sorprendia era la tranquilidad con la que estaban alli, sin buscar ningun entretenimiento, solo estando presentes. No podia imaginar que aquella gente tuviera estres alguna vez, que vida tan distinta a la de la ciudad Nosotros nos convertimos en el entretenimiento de la noche aunque me imagino que ya estarian acostumbrados a ver gente de fuera con la casa rural donde nos ibamos a alojar. Se trata de los apartamentos rurales A Fala, y fueron ellos los que me habian enviado la invitacion. Asi es como fuimos a parar a esta recondita aldea medieval por la que parecia que no hubiera pasado el tiempo.

Al dia siguiente por fin pudimos ver el pueblo a la luz del dia. La torre del castillo en ruinas que anoche se difuminaba en el oscuro cielo, era ahora muy visible, alzandose con gran distintivo. Este castillo formaba parte de una antigua fortaleza musulmana y se habia convertido en el simbolo del pueblo. Muy cerca hay una antigua iglesia de piedra.

Trevejo esta declarado de Interes Turistico por su castillo pero tambien por contar con una arquitectura tipica bien conservada y por su ubicacion estrategica con vistas de las sierras de Garduno, Albilla, San Pedro y Cachaza.

Nuestro apartamento estaba en la planta baja de un antiguo edificio de piedra que fue restaurado; arriba habia otro mas pequeno. Consta de dos dormitorios, una cocina totalmente equipada y un bano con banera de hidromasaje. Lo que mas me gusto es la terracita con vistas de la sierra donde por la noche era de lujo para cenar o relajarse. El dormitorio grande es circular con una cama con dosel y visillo, y una persiana electrica para ver las estrellas. Se puede pedir mas?

Para la manana del lunes nos ofrecieron hacer un tour en 4×4 con la empresa local Misierradegata.com. Habiamos quedado con Jose, el guia, en el pueblo de Descargamaria, que quedaba a unos 47 km de Trevejo. Ahora ibamos a tener la oportunidad de conocer la parte mas oriental de la Sierra de Gata, la cual esta mas cerca de las Hurdes. En esa zona abunda la pizarra por lo que los pueblos usan este material para la construccion de las casas. En cambio en la zona de Trevejo se usa mas el granito. La Comarca de Sierra de Gata tiene un total de 20 pueblos, siendo cinco de ellos bastante turisticos.

Ese dia hacia un calor tremendo, ese calor seco del verano de Espana al que ya no estoy acostumbrada. Jose nos conto que esta era una de las zonas mas lluviosas de Espana pero que este ano apenas habia llovido por lo que los rios no llevaban tanta agua como suelen llevar. Una pena no haberlo podido ver mas verde y con mas abundancia de agua; aun asi los paisajes me parecieron bastante bonitos. Primero estuvimos recorriendo bosques donde abundaba el roble melojo (Quercus pyrenaica) con la presencia esporadica de algunos otros como alcornoques y quejigos. Habia extensas plantaciones de pinos foraneos como pino rodeno (Pinus pinaster) y pino silvestre (Pinus sylvestris), las cuales se desarrollaban muy bien en la zona. Los brezos y jaras eran tambien parte importante del paisaje. Por ultimo visitamos una antigua mina de oro, vestigio de una actividad economica ya olvidada en la region.

A continuacion tomamos la carretera al mirador de buitres y de camino pudimos deleitarnos con vistas tan impresionantes como estas.

En el mirador vimos muchos buitres leonados con gran facilidad, sobrevolando cerca de nosotros, y tambien pudimos ver algunos en sus nidos en las paredes rocosas de los cortados que alli habia.

Pero ademas tuvimos una agradable sorpresa al ver al alimoche que tambien se deja ver por alli pero con menos frecuencia que los buitres. Al que no tuvimos la fortuna de ver fue el buitre negro que tambien esta presente en la zona pero en bajo numero.

Jose nos hablo de la gran riqueza ornitologica de la zona. Por ejemplo la mayoria de las grullas eligen pasar el invierno en Extremadura, especialmente en el cercano Embalse Borbollon. Este lugar se ha convertido en uno de los lugares mas privilegiados de Espana para el avistamiento de estas aves.

Desde el mirador se podia ver una cascada y a ella nos acercamos caminando despues para ver las vistas. Eso si, nos acercamos al borde con cuidado, que a esas alturas nunca se sabe. Yo fui un poco mas osada que mi madre, todo sea por hacer una buena foto.

Al terminar la ruta, pedi a Miguel que nos llevara al cercano pueblo de Robledillo, uno de los mas famosos y turisticos de la comarca por su preciosa arquitectura. Las casas de pizarra con sus balconadas y tramados de madera eran una maravilla, un autentico museo al aire libre.

Despues fuimos a San Martin de Trevejo, a casi una hora por carretera. Alli comimos y despues visitamos este pueblo que tampoco tiene desperdicio. Es mas grande que Trevejo aunque no tan autentico. De todos modos, merece la pena recorrer sus calles para descubrir varias maravillas arquitectonicas.

Mas tarde fuimos a refrescarnos a las famosas piscinas naturales de Acebo, unas de las mejores de toda la amplia oferta presente en la comarca. Aqui os dejo algunas fotos para que veais.

Al dia siguiente caminamos un poco por el pueblo de Trevejo antes de marcharnos. Nos lo tomamos con tranquilidad, pasando por pueblos como Moraleja y Coria, y mas adelante por la preciosa ciudad de Oropesa, ya muy cerca del pueblo de mis padres donde ibamos a pasar esa noche.

Fue una visita corta pero ya estoy planificando un viaje mas largo en grupo para realizar con mi empresa, posiblemente una semana. Esperamos poder hacer mas senderismo, subir a algunos de los picos, pasar la frontera de Portugal para conocer algunos pueblos tradicionales lusos, recorrer las Hurdes, conocer restos prehistoricos y hasta probar algunas actividades tradicionales como el pastoreo y la elaboracion de quesos. Si quereis mas informacion, no dudeis en preguntarme. Y si quereis ir por vuestra cuenta, podeis contactar directamente con Misierradegata.com que son muy profesionales y os atenderan encantados. En cuanto al alojamiento, la oferta en la zona es muy extensa pero quedarse en Apartamentos A Fala en el encantador pueblo de Trevejo no tiene comparacion.

Fuente: https://issuu.com/ricardohoughamguerrero

Volví a Irlanda durante el verano para visitar a mi familia irlandesa de Cork y me quedé todo el mes de agosto en su casa. Durante ese tiempo sólo trabajé algunas horas a la semana dando clases de español, así que tenía mucho tiempo libre para recorrer la ciudad y ver sitios que no conocía. Además, aquel verano Cork era Capital Europea de la Cultura, y con motivo de ello, había numerosos eventos culturales en la ciudad. También fuimos a otros sitios del condado de Cork de visita, algunos que ya conocía como Kinsale, y otros nuevos como Gaugan Barra, y volví a sitios de otros condados donde ya estuve antes, como Killarney y Dingle.

Gracias a Ricardo Hougham Guerrero por las fotografias.

El regreso a Edimburgo

El 25 de abril un avión me trajo de nuevo a mi querido Edimburgo. Cuando me marché de aquí, nunca pensé que regresaría tan pronto, pero es que no podía olvidar esta ciudad y todo lo que viví en ella. Ya lo dije en una ocasión, Edimburgo tiene algo que atrapa, que hace que no te quieras ir, y si te vas, seguro que quieres volver. Y mira que me mantuve entretenida en España, pues en ese tiempo viajé a Barcelona, Zaragoza, Granada y Sierra Nevada, y hasta hice un voluntariado de un par de semanas en Donaña, además de salir al campo a hacer senderismo o ver aves cada fin de semana cuando estaba en Madrid. Pero dio igual, yo no me olvidaba de Edimburgo, y estar de nuevo viviendo con mis padres se me hacía insoportable.

Cuando bajé del avión y puse los pies en tierra escocesa, sentí una sensación vertiginosa que me recorría de pies a cabeza. De nuevo en Escocia, era como volver a casa, así lo sentía yo. Después del paréntesis en España, el sueño continuaba un poco más, y ya no me sentía tan mal por mi equivocada decisión de marcharme en enero. En el autobús de camino a la ciudad, mi emoción iba en aumento según nos acercábamos al centro. Cuando vi de nuevo Princes St y el imponente castillo, se me saltaron las lágrimas de emoción. No paraba de repetirme que estaba en Edimburgo, tratando de estar lo más despierta posible. Nunca me había sentido tan feliz de volver a un lugar.

Al llegar, me estaba esperando Gordon, mi casero, que iba a enseñarme algunos pisos donde tenía sitio. En mi antiguo piso sólo estaba libre la litera de arriba de la habitación donde yo estaba, y como era muy incómoda, pensé que mejor intentaría irme a otro piso. Me quedé en un piso donde tenía que compartir habitación con tres chicas australianas, pero apenas pude dormir en toda la noche, no dejaba de pensar en mi antiguo piso. Finalmente le pedí a Gordon que me llevara allí, aunque tuviera que dormir en la incómoda litera de arriba. Cuando llegué al piso, allí estaba Jacky, la última australiana que entró estando yo todavía allí. Después conocí a Beni, una italiana que entró poco después de marcharme yo, y dos horas más tarde llegó Jezabel, qué alegría volverla a ver. Debajo de mi dormía Sarah, otra de las australianas que ya estaba antes, con la que yo no me llevaba muy bien, pero el destino quiso que nos volviéramos a encontrar tiempo después en otro lugar y las cosas cambiaran. Además ahora había dos chicos en la casa: Cyril, un francés de la Bretaña, y Donegan, un irlandés de Cork.

El sábado fui con Jezabel y Beni a ver un castillo en la región de los “Borders”, cerca de la frontera con Inglaterra. El castillo se llamaba Tantallon Castle y estaba cerca del pueblo North Berwick (East Lothian). Se trata de un castillo de mediados del S.XIV que se yergue imponente en el promontorio de un acantilado en el Estuario de Forth frente al Mar del Norte y la isla de Bass Rock. Fue construído por William Douglas, conde de Angus, y sirvió como fortaleza señorial por más de tres siglos. Fue escenario de violentas luchas y soportó frecuentes cercos a causa de su posición estratégica. Es considerado como el último gran castillo construido en Escocia, y se caracteriza por sus ciclópeas paredes de piedra y altas y gruesas torres cilíndricas. La situación del castillo en aquel acantilado, le hacía realmente hermoso. Las vistas desde allí eran espléndidas y abajo el mar agitado hablaba de otros tiempos que el castillo vivió. Hacía mucho frío y el viento soplaba fuerte, pero nosotras disfrutamos mucho de aquel lugar.

Paisaje desde Tantallon Castle

Nosotras en Tantallon Castle

Cuando volvimos a casa nos encontramos a Cyril, el francés, que nos preguntó si queríamos salir a los pubs con él. Era todo un personaje, muy alto y delgado, con pelo negro atado siempre en una coleta y gafas. Me contó que era profesor de bretón en Francia pero que decidió dejarlo todo para viajar. Había recorrido gran parte de Europa haciendo auto-stop y había estado una temporada en Irlanda aprendiendo gaélico antes de venir a Edimburgo. Le gustaba mucho la música celta, como a mi, así que era una de nuestras conversaciones más habituales. Iba a salir con él aquella noche pero entonces me llamó Julian, el australiano con el que estaba, que acababa de llegar de Turquía, así que fui a verle.

El lunes fui a buscar trabajo. Fui a la agencia para la que trabajaba Jezabel, especializada en trabajos de catering. Conseguí que me dieran algunos días de trabajo en IKEA, pero no era suficiente. Volví a Kelly Services, pero claro, el chollo de trabajo de grabadora de datos ya no me lo volvieron a ofrecer, y lo único que me ofrecieron fue trabajar en housekeeping (camarera de pisos) en un hotel. El trabajo allí era muy duro y tenía que ir a la carrera para que me diera tiempo terminar de limpiar todas las habitaciones asignadas, y más de una vez no me dio tiempo. Encima la jefa echaba broncas tremendas si algo no estaba del todo limpio o si iba retrasada. Cuánto echaba de menos el trabajo de grabadora de datos, ya me lo decía mi amigo Komma, que no lo dejara. En cambio el trabajo de IKEA estaba mejor y más entretenido, y la agencia me llamó para algunos otros sitios durante aquel mes. Una vez me llamaron para trabajar en el jardín botánico donde había que prepararlo todo para una boda que se iba a celebrar y otra vez fui a una residencia de ancianos donde estuve trabajando en el office.

El último día de abril por la noche se celebraba una gran fiesta en Edimburgo, en concreto en Calton Hill, el festival pagano de Beltane. Para los celtas, la noche de Beltane marcaba el comienzo de la temporada de verano pastoral, cuando se llevaba al ganado a los pastos de las montañas. La palabra Beltane viene de “Bel-tinne”, el fuego del dios celta de la luz. Por eso esa noche los celtas hacían fuegos en las colinas. En Beltane también se celebra la unión del Dios y la Diosa, se celebra el amor en todas sus manifestaciones y la alegría de vivir. Es también la festividad de la fertilidad, cuando la primavera alcanza su pleno esplendor. En Calton Hill llevan ya años celebrando este festival y se está convirtiendo una celebración muy popular en Edimburgo. Suben allí con antorchas y hacen hogueras que iluminan la colina. Rituales paganos y danzas se realizan al ritmo de los tambores, y multitud de voluntarios disfrazados dan vida a pintorescos personajes como los hombres azules, el hombre verde, las guerreras blancas y la reina de mayo. Contemplar aquello es impresionante, le pone a uno la piel de gallina; en verdad que el paganismo aún está muy vivo en Edimburgo, y es que la energía que hay aquí da pie a que continúe.

Festival de Beltane en Calton Hill

Festival de Beltane en Calton Hill

Aparte de trabajar, en aquellos días también aproveché para visitar de nuevo algunos de los sitios que más me gustaban de Edimburgo como Holyrood Park y el jardín botánico. También volví a ir al cine que tanto me gustaba, el Cameo, donde vi algunas buenas películas de cine independiente, y que estaba en mi calle, Home Street. Este cine es el más antiguo de Escocia  y fue fundado en 1914 como King’s Cinema. También había otro cine al que me gustaba ir, el Odeon, en Lothian Road, pero allí íbamos más a tomar té, y se había convertido casi en una tradición.

A las dos semanas de estar yo en el piso, Jacky, la australiana, se marchó, así que me quedé con su cama en la habitación de Jezabel, mucho mejor que la que tenía. Se iba a las Islas Shetland (un sitio que me quedó pendiente en Escocia donde quiero ir algún día) a hacer un voluntariado con focas durante varios meses. Jacky era bióloga, como yo, y recuerdo que cuando llegó al piso a finales del año pasado, acababa de llegar de Estados Unidos donde había hecho un viaje de 3 meses recorriendo los parques nacionales. Me enseñó las fotos, qué maravilla, ese es un viaje que yo quiero hacer algún día también, aunque no sé si podré hacerlo durante tanto tiempo.

Llegó el día de mi cumpleaños y lo celebré en Bongo club donde esa noche había músicas del mundo. Lo pasamos genial bailando música india, aquello era una oportunidad que pocas veces había, así que la aprovechamos bien. Todos se fueron llendo y al final me quedé sólo con Jezabel que se encontró con unos amigos suyos y nos quedamos con ellos hasta las tantas. Cuando llegamos a casa eran las 4:30 de la mañana y tenía tanta hambre que decidí desayunar. Dos horas más tarde me tenía que ir a trabajar al hotel. Después del trabajo apenas pude descansar porque me fui con Julian a cenar tres horas más tarde para celebrar mi cumpleaños. Luego fuimos a Caledonian Brewery a un ceilidh, y como no era para menos, él se puso su kilt o falda escocesa (sin nada debajo como es tradición). Caledonian Brewery era la cervecería más antigua de la ciudad, fundada en el S.XIX, y allí se celebraba cada sábado uno de los mejores ceilidhs de Edimburgo. Yo ahora me pregunto como podía llevar este ritmo de vida, pero el caso es que lo aguantaba; había que aprovechar al máximo cada momento en Edimburgo.

Viaje a Gales (18-21/05/2002)

Julian y yo queríamos ir a Gales y decidimos alquilar un coche. Nos dejaron un mapa de carreteras y sin nada planificado nos pusimos en marcha. El día que salimos de Edimburgo era frío y lluvioso. Yo iba de copiloto, pendiente del mapa, para indicarle a Julian qué carretera debía tomar en cada momento. Cogimos la carretera de Glasgow y de ahí fuimos a Carlisle, Lancaster y Liverpool. En Liverpool hicimos nuestra primera parada. Se trata de una ciudad portuaria importante, situada al este del estuario del río Mersey, y que ha tenido gran importancia en el comercio marítimo mundial. Actualmente es el segundo puerto del Reino Unido en volumen de exportaciones tras Londres. Se ha convertido en destino turístico por ser la ciudad de los Beatles y por el equipo de fútbol del Liverpool. Fuimos a dar una vuelta por Albert Dock, muelle de Liverpool, que es un conjunto de edificios y almacenes portuarios que datan de 1846, y es la primera construcción británica realizada con hierro, ladrillo y piedra sin madera en la estructura. Es uno de los lugares con más atracciones turísticas de la ciudad, como el museo de los Beatles llamado “The Beatles Story” o el museo marítimo, además de contar con numerosos bares y restaurantes.

Después nos adentramos en el norte de Gales donde pensábamos pasar la noche. El primer pueblo de Gales donde paramos fue Llandudno, un pueblo costero muy bonito, en Conwy County Borough. Es el centro turístico costero más grande del Reino Unido y como atracción turística cuenta con el famoso Great Orme que es una prominente piedra caliza donde había unas minas de cobre. Hay un funicular turístico para subir hasta arriba pero nosotros decidimos intentarlo con el coche. La verdad que daba miedo por la pendiente que tenía la carretera, parecía que el coche se iría para atrás en cualquier momento, pero al final llegamos. Desde allí pudimos contemplar las maravillosas vistas. Corrí colina bajo hacia el mar, el viento golpeándome fuertemente en la cara, sintiendo la fuerza de los elementos en aquel lugar. Me tumbé luego en el suelo un rato, conectándome con la energía que allí había. Luego bajamos a la playa a dar un paseo.

Cogimos el coche de nuevo, pasamos por Bangor y paramos en Caernarfon, famoso por su espléndido castillo, el cual fuimos a visitar. Este castillo fue construido a partir de 1283 por el rey inglés Eduardo I como medio de lograr la sumisión de los galeses tras su conquista del principado. El castillo fue utilizado en 1911 para la investidura del nuevo Príncipe de Gales, futuro Eduardo VIII de Inglaterra, y este acto volvió a repetirse para la investidura de Carlos de Inglaterra, en 1969.

Pasamos la noche en el pueblo de Llanberis, al pie del monte Snowdon, en el famoso Parque Nacional de Snowdonia. Después de un enorme desayuno (huevos, champiñones, “bins” con tomate, salchichas, patatas, frutas, zumo, cereales, té, tostadas y croissanes) en el B&B donde dormimos, nos pusimos en camino hacia la montaña Snowdon, que con una altura de 1085 m, era el pico más alto de Gran Bretaña fuera de Escocia. Dejamos el coche en el aparcamiento y empezamos a caminar. No llegamos a la cumbre, ni siquiera a la mitad del camino. Las condiciones meteorológicas eran malas y además no teníamos tiempo. Lo poco que vimos merecía la pena, el paisaje era una maravilla. Después cogimos el coche de nuevo para ir a Gwydir Forest, un importante bosque de esta región donde abundan los lagos. Seguimos hasta el pueblo de Betws-Y-Coed, en el valle del río Conwy, de donde parten numerosas rutas para visitar el entorno. Hay algunas cascadas cercanas como las de Conwy y Swallow, pero no tuvimos tiempo de ir a verlas.

Fuimos a pasar la noche en Cardigan, en el oeste de Gales, en la península de Pembrokeshire. Allí destacan la Bahía de Cardigan, el castillo y las montañas Cambrians. Al día siguiente fuimos a St David’s, un precioso pueblecito costero, y de ahí a Whitesands Bay, una extensa playa de arena en el parque nacional costero de Pembrokeshire. Terminamos en Nolton Haven, donde había muchas casitas de vacaciones junto a la playa. Después seguimos por una carretera muy estrecha junto a la costa y luego ya por otra más ancha que nos llevó hasta Cardiff, capital oficial de Gales. En la ciudad hay un puerto y un castillo, pero no tuvimos tiempo de ver mucho; sólo paramos a comer y poco más.

De ahí nos encaminamos al norte del país. Pasamos por Birmingham, Manchester y Leeds, para llegar a Newcastle a eso de las 10 de la noche. Fue curioso estar en Newcastle otra vez, no había pasado aún un año desde que me fui de allí, pero me parecía como si hubiera pasado mucho más tiempo. Caminar por sus calles de nuevo era una sensación extraña. Queríamos dormir en el coche porque teníamos que irnos al amanecer; Julian tenía que llegar temprano a Edimburgo para ir al trabajo. Se me ocurrió que podíamos dormir en St Nicholas Park, junto a la oficina de mi querido Northumberland Wildlife Trust, la organización donde el año pasado hice mis prácticas. Así lo hicimos y al amanecer nos fuimos a dar un paseo por el parque antes de continuar hasta Edimburgo. Eran las 5:30 de la mañana cuando dejamos Newcastle. Tardamos casi 3 horas en llegar a Edimburgo porque había mucho tráfico. Por desgracia no tengo fotos para poner en el blog porque hice casi todas en diapositiva y estas no las puedo escanear.

A continuación pongo dos mapas: uno es del recorrido que hicimos para ir a Gales desde Edimburgo y volver, y en el otro aparece el recorrido más detallado que hicimos en Gales.

Últimos días en Edimburgo (21-28/05/2002)

Estuve muy ocupada preparando mi viaje por Europa. Reservé un tour por Europa de la agencia australiana Busabout llamado hop-on hop-off, que consistía en un itinerario con una serie de paradas donde uno podía bajarse y volver a coger el autobús cuando quisiera (parecido al tour de MacBackpackers). Era muy popular entre los australianos, por eso me enteré, y pensé que sería más cómodo que hacer todo el viaje por mi cuenta. También iba a hacer parte del viaje a mi aire, en concreto en Escandinavia, pero allí contaría con la ayuda de un amigo noruego que me acompañaría un tiempo.

Uno de mis últimos días de trabajo fue muy divertido. Me llamaron de la agencia de catering para trabajar en Holyrood Palace con los cocineros de la reina de Inglaterra, ya que ella estaba pasando unos días allí. Los cocineros fueron muy simpáticos y agradables conmigo, y me hicieron sentir muy cómoda. Me enseñaron con paciencia el trabajo que tenía que hacer y estuvieron pendientes de mi en todo momento. Además eran muy bromistas y divertidos, la verdad que me lo pasé genial. Cuando salía de allí había una banda de gaiteros tocando para la reina que iba a llegar de un momento a otro.

El 25 de mayo fui con Julian al famoso Ozzfest, festival de rock organizado por el famoso roquero Ozzy Osbourne, que tendría lugar en las Midlands de Inglaterra. Cogimos un autobús que salía de Edimburgo a la 1 de la madrugada para llegar allí por la mañana temprano. Salían tres autobuses llenos en total, y al llegar allí vimos muchos más autobuses de todas las partes del país. En el autobús conocimos a David, un chico español que trabajaba en la misma empresa de Julian (el primero que conocí que no trabajaba en hostelería) y en 7 meses que llevaba en Edimburgo hablaba un inglés perfecto. Claro que en eso algo tuvo que ver que tenía una novia australiana y es que éste no era de los que sólo se junta con españoles. Estuvimos todo el día y parte de la noche de concierto en concierto, y fue divertido aunque no conocía a la mayoría de las bandas. Allí había gente de todo tipo de pintas posibles y con pelos de todos los colores. El tiempo estuvo cambiante todo el rato, de soleado a nublado, y a veces caían tremendos chaparrones. Al final el suelo estaba tan embarrado que era difícil caminar sin resbalarse. El último concierto fue el de Ozzy Osbourne, al que yo entonces no conocía. Al terminar el concierto nos fuimos a buscar nuestro autobús y nos costó Dios y ayuda encontrarlo entre tantos autobuses de todas partes que había por allí. Cuando subimos éramos los últimos y llevaban un rato esperándonos; menos mal que David se dio cuenta y dijo que nos esperasen.

Después del festival nos pasamos casi todo el día durmiendo y luego tuve que preparar el equipaje porque ya me marchaba de Edimburgo para comenzar mi gran viaje por Europa. Esta vez sí era la despedida definitiva, aunque para mi fue más dramática la primera, y emocionalmente fue aquella la que sentí como la última. No pensaba volver en Edimburgo en mucho tiempo, ahora me apetecía explorar más lugares del mundo. También es cierto que mucha de la gente con la que yo había estado en Edimburgo se irían marchando a lo largo de aquel año, y posiblemente si quisiera volver el próximo año, ya no quedaría casi nadie, lo cual sería muy triste. Así quedaba atrás Edimburgo, Escocia, Gran Bretaña… y todo lo que viví en estas tierras.

Gracias a Ricardo Hougham Guerrero por las fotografias.

Tags
Categories Uncategorized